Para evitar masacres, Canadá prohíbe armas de uso militar

Tras el tiroteo registrado en Canadá, en el que resultaron 22 personas muertas, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anunció ayer la prohibición inmediata de más de mil 500 modelos de fusiles de asalto de calibre militar.

“Estas armas fueron diseñadas con un solo y único propósito: matar al mayor número de personas en el menor tiempo posible. Y no tienen ninguna utilidad ni lugar en Canadá”, dijo Trudeau durante su conferencia de prensa diaria, a casi dos semanas del lamentable suceso.

A partir de ahora, dijo el gobernante, “no está permitido comprar, vender, transportar, importar o utilizar armas de asalto de tipo militar en este país”.

“Acontecimientos como la tragedia que recientemente tuvo lugar en Nueva Escocia, el atentado contra el Centro Cultural Islámico de Quebec en 2017 y la masacre de la Escuela Politécnica de Montreal en 1989 jamás debieron producirse”, afirmó.

La matanza que comenzó en la noche del 18 de abril en Nueva Escocia con saldo de 22 muertos derivó en una cacería de 13 horas para atrapar al tirador, que a la postre fue ultimado por la policía.

Trudeau reconoció que “muchas personas a lo largo del país usan armas de fuego de manera legal y responsable, ya sea para trabajar o para cazar. Pero no se necesita un AR-15 para disparar a un ciervo”.

Agregó que los propietarios de armas de asalto “respetuosos de la ley” gozarán de una amnistía de dos años para adaptarse a las nuevas normas y que el parlamento eventualmente aprobará una ley para compensarlos por la entrega de sus armas.

Comentarios de Facebook