TRUMP VA QUEDANDO SOLO, PIERDE A ALIADOS

El distanciamiento entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y Michael Cohen, su consejero y abogado durante años, es solo la última de una serie de espectaculares peleas entre el presidente y muchos de sus colaboradores más cercanos.

En el curso de veinte años, su rol fue mucho más allá e incluyó toda una lista de servicios -vocero, animador, peón, encubridor y, a veces, abogado-.

Nadie podía hablar de Trump o respaldarlo tanto como Cohen, quien llegó a decir que el presidente era para él menos un jefe que un “patriarca” o un “mentor”.

Su relación comenzó a resentirse cuando a Cohen no le ofrecieron un puesto en la administración, pero colapsó por completo cuando Trump guardó un rotundo silencio ante las dificultades legales que comenzó a enfrentar su abogado.

Cohen había puesto el cuerpo por Trump varias veces, pero estaba claro que éste no le devolvería el favor.

Comentarios de Facebook