Se disparan ventas de cápsula antisismo creada por ingeniero mexicano

Reynaldo Vela Coreño, originario de Tepotzotlán, Estado de México, quien fuera premio de ingeniería de la Ciudad de México en 2009, ha creado una cápsula que resguarda a las personas durante sismos y que ofrece oxigeno, agua y alimento durante 30 días y las protege si el inmueble que habitan se derrumba.

Tras los sismos del 7 y 19 de septiembre del 2017 en México, la demanda de la cápsula se incrementó considerablemente, aunque se comercializaba desde el 2015.

Las 30 cápsulas que producen al ames en su taller se agotan y la alista de pedidos ronda las 8 mil unidades.

El invento de Vela replica la forma de un huevo de dinosaurio velociraptor y dispone de baterías de litio y cuatro localizadores GPS que permiten hallar al “tripulante” si queda atrapado entre escombros.

El mexicano, advierte que las probabilidades de supervivencia del “tripulante” dependen del uso correcto del dispositivo. De igual manera menciono que si se adquiere para un edificio de 10 niveles fabricado con acero y losa, la empresa garantiza la resistencia, pero si la persona se muda a uno de 15 o de 20 niveles, de concreto armado –más pesado–, tiene más de 30 años y está en una zona muy sísmica, entonces la garantía del dispositivo adquirido se pierde porque se requeriría otro tipo.

Con modelos para una, dos y 30 personas, la empresa de Vela ya tiene pedidos desde Estados Unidos, Canadá, Chile y Perú y considera viable su comercialización, incluso en Japón, uno de los países más avanzados en tecnología antisísmica.

La cápsula se activa con su propia alerta sísmica y solo hay que entrar, colocarse los cinturones de seguridad y esperar a que pase lo peor.

Comentarios de Facebook