Para acelerar producción de Sputnik V, Rusia hace acuerdos con empresas chinas

En un esfuerzo por acelerar la producción mientras crece la demanda, Rusia ha recurrido a varias firmas chinas para fabricar dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus, en tres acuerdos para 260 millones de dosis.

Es una decisión que podría suponer un acceso más rápido a la vacuna para países en América Latina, Oriente Medio y África que han encargado el fármaco ruso, mientras Estados Unidos y la Unión Europea siguen centrados en su demanda interna de vacunas.

Sin embargo, los expertos han puesto en duda que Rusia pueda cumplir sus compromisos con países de todo el mundo. Ya que aunque ha prometido entregar cientos de millones de dosis, solo ha enviado una pequeña parte.

La demanda de la Sputnik V supera con creces a la capacidad de producción rusa, admitió el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Para aumentar la producción, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, por sus siglas en inglés), que financió la Sputnik V, ha firmado acuerdos con varias farmacéuticas en otros países, como India, Corea del Sur, Brasil, Serbia, Turquía y Italia, entre otros.

Pero hay pocos indicios de que los fabricantes extranjeros, salvo los de Bielorrusia y Kazajistán, hayan producido grandes cantidades de la vacuna por ahora.

Comentarios de Facebook