¡Mexicanos están enfermos y no lo saben!

Personas que hayan usado drogas inyectadas o tengan perforaciones en el cuerpo, hayan recibido transfusión de sangre, tatuajes, hemodiálisis, hemofilia, operaciones y estar dudoso de haber tenido alguna transfusión, deben realizarse la prueba de detección de hepatitis C, con el fin de prevenir la cirrosis hepática.

Se registran 19 mil casos de hepatitis C al año, al menos 1.4 millones de mexicanos viven con dicho padecimiento denominado “enfermedad silenciosa”, por lo que se estima que 50 por ciento desconoce que la padece.

Si se diagnostica de manera oportuna, esta enfermedad crónica, ya tiene cura disponible en México, afirma Mauricio Castillo Barradas, integrante del Consejo Mexicano de Gastroenterología (CMG).

Al recibir el diagnóstico, acotó el especialista, deben buscar apoyo familiar y solicitar información sobre la cura del mal, porque el virus de la hepatitis C (VHC) afecta la calidad de vida de las personas que lo padecen, lo que incluye autoestima, relaciones, productividad e incluso salud mental.

Aclaró que con los tratamientos disponibles en México, puede curarse en un lapso de dos, tres o seis meses en función del genotipo y grado de afectación del hígado, pues son tratamientos antivirales de acción directa, que tienen una tasa de curación de hasta el 100 por ciento dependiendo de la clase.

Comentarios de Facebook