Federer vence a Nadal y va a final de Wimbledon

El suizo Roger Federer se vengó de la derrota que Rafael Nadal le infligió hace casi seis semanas en las semifinales de Roland Garros y lo venció por 7-6 (3), 1-6, 6-3 y 6-4 para lograr la tercera victoria sobre el español en Wimbledon, donde disputará la final este domingo contra el serbio Novak Djokovic, defensor del título.

Roger Federer se acercó así a Nadal en el emparejamiento histórico con 16 victorias por 24 del mallorquín. Menor diferencia desde 2012, cuando estaba 10-18. Ha ganado seis de los últimos 7 vs Rafa. Marca de 3-1 en pasto, la superficie dónde menos veces se han enfrentado.

Si en París, en el camino para ganar el torneo por duodécima vez, Nadal se impuso por 6-3, 6-4 y 6-2, en dos horas y 25 minutos, Federer utilizó su habilidad en hierba para superarle en tres horas y dos minutos en el All England, once años después de la gran final que ambos protagonizaron en el 2008, cuando ‘Rafa’ se hizo con el primero de sus dos títulos (2010).

Antes, Djokovic había derrotado al español Roberto Bautista, por 6-2, 4-6, 6-3 y 6-2, en dos horas y 49 minutos, salvando una delicada situación en el séptimo juego del tercer set (3-3 y 15-40), pero imponiendo luego su ley y su mayor experiencia en estas rondas.

Para el serbio será su sexta final en el All England Club y la 25 del Grand Slam. Para Federer, la duodécima en este torneo, y la 31 en un ‘major’.

El próximo domingo, ante el serbio Novak Djokovic, buscará su novena copa en el All England Club para extender su figura como jugador más laureado de siempre sobre el pasto británico.

Que no era un partido cualquiera pronto quedó bastante claro. Español y suizo saltaron a la Centre Court de Wimbledon bajo una sonora ovación, recibidos como auténticas leyendas en un escenario icónico. Sobre una hierba rota tras dos semanas de zapatazos, dos de las mayores figuras de todos los tiempos abordaron un partido sin concesiones.

El sol calentaba con fuerza la hierba y el juego actuó en consecuencia. Si el suizo es un especialista en el tenis vertiginoso, capaz de mantener la precisión a la velocidad de un rayo, el español mantuvo la agresividad mostrada desde su llegada a Londres. Era un partido para afrontar desde la decisión, con una contundencia sin miramientos, y la misión fue aceptada a ambos lados del campo.

Comentarios de Facebook