Expertos intentan desarrollar una prueba para detectar covid con el olfato

En medio de la propagación descontrolada del coronavirus por el mundo, algunos científicos creen que una prueba rápida que consiste básicamente en una tira de papel oloroso podría, al menos, acercarnos a la posibilidad de crear una prueba capaz de determinar al instante quién está libre de virus.

La prueba no busca el virus en sí ni puede diagnosticar la enfermedad. En vez de eso, detecta uno de los síntomas característicos del COVID-19: la pérdida del sentido del olfato. Desde la primavera pasada, muchos investigadores han terminado reconociendo al síntoma, que también se conoce como anosmia, como uno de los mejores indicadores de una infección por coronavirus en curso, capaz de identificar incluso a las personas que no se sienten enfermas.

Una prueba de olor no puede detectar a las personas que contraen el coronavirus y nunca desarrollan ningún síntoma. Pero en un estudio que todavía no se ha publicado en una revista científica, un modelo matemático reveló que las pruebas basadas en el olfateo, si son administradas con suficiente frecuencia y amplitud, podrían detectar la cantidad suficiente de casos como para reducir de manera sustancial la transmisión.

Sin embargo, ante los muchos problemas relacionados con las pruebas que han obstaculizado los esfuerzos de control de la pandemia hasta ahora, algunos expertos dudan que las pruebas de olfato puedan distribuirse con la amplitud suficiente o ser creadas con un mecanismo aceptable a prueba de trampas, como para reducir la propagación de la infección.

Ameet Kini, patólogo del Centro Médico de la Universidad de Loyola, señaló que las pruebas de olfato no estarían libres de los problemas asociados con otros tipos de pruebas, como cumplimiento deficiente o la negativa a aislarse.

Los controles olfativos son “probablemente mejores que nada”, dijo Kini. “Pero ninguna prueba va a detener la pandemia en seco a menos de que se combine con otras medidas”.

Comentarios de Facebook