DEBUT SOÑADO DE RUSIA: 5-0

MOSCOW, RUSSIA - JUNE 14: Denis Cheryshev of Russia celebrates after scoring his team's second goal during the 2018 FIFA World Cup Russia Group A match between Russia and Saudi Arabia at Luzhniki Stadium on June 14, 2018 in Moscow, Russia. (Photo by Matthias Hangst/Getty Images)

Ni en sus mejores sueños habría imaginado Rusia un comienzo tan deslumbrante en su propia Copa Mundial. La anfitriona levanto el telón de esta edición con una contundente y clamorosa victoria por 5-0 sobre Arabia Saudí, ante la mirada del presidente ruso Vladimir Putin y 78 mil 011 aficionados en el Estadio Luzhniki.

Yury Gazinsky anotó el primer gol de Rusia 2018 con un soberbio cabezazo muy bien colocado; el suplente Denis Cheryshev, que sustituyó al lesionado Alan Dzagoev, subió al marcador el segundo poco antes del descanso; Artem Dzyuba vio puerta a los pocos segundos de saltar al terreno de juego; y el impresionante disparo de Cheryshev, junto con el tiro libre de Aleksandr Golovin, sentenciaron la victoria.

Stanislav Cherchesov soñaría más de una vez con este partido, pero seguramente la realidad superó sus expectativas. El gol de Gazinsky en los primeros compases del encuentro fue resultado de la presión de los rusos. Los anfitriones se quedaron sin la magia creativa de Dzagoev por una lesión que podría tener consecuencias importantes más adelante en esta fase final, pero su suplente anotó un gol fabuloso tras regatear a tres rivales.

La enorme motivación de Dzyuba quedó perfectamente ilustrada en su decisiva contribución nada más saltar al terreno de juego. Cheryshev y Golovin pusieron la guinda a una noche para el recuerdo.

Arabia Saudí pagó caro sus errores defensivos y además no presentó ninguna amenaza en el área rival, excepto por una breve incursión de Mohammed Al Sahlawi en la primera mitad. Los cambios de Juan Antonio Pizzi influyeron muy poco en el juego, y el encuentro terminó con la dura derrota de los saudíes.

La calidad del doblete de Denis Cheryshev, especialmente el momento crucial y de gran importancia psicológica elegido para marcar su primer gol, justo antes del descanso, lo ha hecho merecedor del título de Jugador Budweiser del Partido.

Es la segunda goleada de Rusia en un mundial. La primera fue el 6-0 a Hungría (1986). En 1994 se impuso a Camerún 6-1, logrando la misma ventaja que hoy ante Arabia Saudí.

Es la primera vez que dos jugadores, Gazinsky y Cheryshev, anotan su primer gol con la selección en un partido inaugural de la Copa del Mundo. En el caso de Cheryshev… ¡Doblete en esta victoria de Rusia!

Comentarios de Facebook