“CLÁSICO” CAPITALINO SIN GOLES

En encuentro correspondiente a la jornada tres de la Liga MX, el Club Pumas de la  Universidad Nacional recibió en su cancha la visita del América, y tras 90 minutos de juego intenso, el cartón oficial permaneció sin intercambio de goles.

Este resultado deja a los felinos con siete puntos en el primer sitio de la clasificación, mientras que las Águilas son sextas con cosecha de cinco unidades.

El siguiente compromiso de Pumas será visitando a Lobos BUAP; América será anfitrión de los Zorros del Atlas.

Pumas y Águilas iniciaron el torneo sumando. Ni unos ni otros contaban derrota en lo que va del Clausura 2018. Sin embargo, el encuentro de hoy fue uno de esos donde se jugaba más que tres unidades, se jugaba el orgullo deportivo.

Por primera vez en mucho tiempo quien hoy jugó en calidad de local llegó a la cancha con la etiqueta de “favorito” y con las estadísticas a su favor. Quien se paró hoy en la cancha como visitante llegó también, por primera vez en mucho tiempo, a bordo de su autobús oficial, muestra de que el “la marcada rivalidad” entre azulcremas y auriazules no debe rebasar el rectángulo verde.

Fue un partido que ambos tenían prohibido perder, por eso las dos escuadras pusieron en sus filas a los mejores hombres. Pumas no arriesgó y echó adelante a la dupla maravilla Castillo-Alustiza, mientras que Alejandro Arribas, con el “3” en el dorsal, salió al campo para liderar la defensa universitaria en su primer choque contra las Águilas.

Gustavo “El Chavo” Alustiza no quiso esperar más y a los 25 minutos del primer tiempo se abrió espacio entre la defensa del América, remató con toda intención de ofender, pero el “1” del equipo de Coapa reaccionó de impulso para mandar a tiro de esquina.

Sobre la recta final del primer tiempo, el América lo intentó todo y volvió a mover a la defensa de pumas con un disparo de Renato Ibarra, pero sin conseguir nada. Se mantenía el empate sin goles.

El inicio de la segunda mitad se jugó con más intensidad, ida y vuelta en la media cancha. Azulcremas y Universitarios sabían que es quedaban 45 minutos para poner al rival por debajo en el marcador.

La ocasión, el inmueble y el rival ameritaban debutar a Andrés Ibargüen, Miguel Herrera, timonel del Club América, determinó que a los 71 minutos del encuentro el dorsal “11” de los Cremas saltara a la cancha en busca del gol.

Pero el tiempo ya no alcanzó; Pumas y América no encontraron la jugada importante que marcara diferencia en un partido trascendental para su afición, y se tuvieron que conformar con la división de unidades.

Comentarios de Facebook