Artesanas intercambian muñecas de trapo por comida, pañales o productos de limpieza

Muchas comunidades indígenas se han visto duramente golpeadas por la pandemia de Covid-19, debido a los cierres de mercados y plazas donde ofrecían sus productos y realizaban su comercio para poder subsistir.

Ante esto, se han visto en la necesidad de ofrecer unas muñecas de trapo, con la cara alegre y coloridos listones, las cuales intercambian por alimentos, pañales o productos de limpieza.

Improvisando como mostrador un par de mesas en una avenida de la colonia Roma Norte, en la Ciudad de México, decenas de muñecas Lele (bebé en otomí) aguardan a que alguien desee llevarlas a su hogar.

“Nos juntamos varias familias para organizar esto y poder cambiar nuestro producto, las muñecas, por despensa. Ahora nuestros maridos se quedaron sin trabajar”, dice Marisela Pérez, artesana de 30 años y mamá de tres niños.

Marisela, junto a sus compañeras, solía salir a las calles a ofrecer las Lele, una variante de la muñeca tradicional del municipio de Amealco, en Querétaro, con un valor entre los 50 pesos y los mil 500, pero debido a las zonas desérticas por la pandemia han tenido que ofrecerlas a cambio de productos básicos que ayuden a sus familias a sobrevivir estos tiempos.

Comentarios de Facebook