El América vivió un infierno en casa

Después de 12 juegos sin conocer la derrota en la Liga MX, el America perdió lo invicto en el torneo ante Los Diablos Rojos.

Con goles de Rubens Sambueza y Osvaldo Gonzales, el Toluca hizo que se soltaran los demonios en el Azteca. Desde antes de comenzar el partido ya se registraban agresiones verbales entres las aficiones en las taquillas.

Agustín Marchesín y Cristian Borja intercambiaron empujones al menos dos veces antes de enfriarse durante el descanso. Fue un final tan caliente que el cuerpo técnico azulcrema tuvo que empujar a Guido Rodríguez, Emanuel Aguilera, Oribe Peralta y Agustín Marchesín, quienes se le fueron encima al árbitro Pérez Durán.

Además las Águilas se quedaron con 10 por la expulsión de Bruno Valdez, desde el minuto 35, y luego sufrieron la lesión de Jérémy Ménez, al 43′.

Poco consuelo será el que “Sambu” no festejara su gol y ofreciera disculpas a sus antiguos aficionados, a sus ex, quienes minutos después lo abuchearían porque, a final de cuentas, él era el rival

El América echó todo por la borda en un tiro libre ejecutado por Rubens y finiquitado por el central González, quien evitó que el equipo impusiera una marca histórica del club en Torneos Cortos.

Un infierno, en toda la extensión de la palabra.

Rara vez los técnicos de ambos equipos se ponen bravos entre ellos, por eso fue tan extraño ver a Miguel Herrera y a Hernán Cristante engancharse. El coraje se les pasó rápido, pero no lo suficiente como para evitar la expulsión. Se fueron abrazados al vestidor y en esa soledad el Piojo, quien mañana cumple 50 años, digirió su primera caída del torneo.

Comentarios de Facebook