Adiós a las pensiones de los expresidentes

Desde 1987 los expresidentes reciben una pensión de aproximadamente 200 mil pesos mensuales.

La diputada de Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadillo, entregó 75 mil firmas que exigen eliminar las pensiones vitalicias de los expresidentes mexicanos.

Las firmas fueron reunidas a través de la plataforma Change.org, donde se califican como pensiones inconstitucionales e ilegales.

“Los presidentes no pueden autootorgarse pensión, ni utilizar elementos del Ejército para su seguridad personal y familiar”.

Además de la pensión vitalicia, el Acuerdo Presidencial 2763-BIS indica:

  • La pensión será equivalente al salario total percibido durante la admnistración.
  • Derecho a todas las prestaciones.
  • Al fallecer, sus cónyuges tienen derecho a la pensión al 80%, reduciéndose 10% cada año hasta llegar al 50%.
  • Los hijos cuentas con seguro hasta cumplir la mayoría de edad.
  • Tendrán a disposición equipo de seguridad adscrito al Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, además de 25 empleados de la federación.

Adicional a la petición, se solicita que el presidente Enrique Peña Nieto aclare si renunciará o no la pensión.

Actualmente 3 expresidentes reciben pensión: Luis Echeverría, Vicente Fox y Felipe Claderón, pero este último anunció desde 2017 que donaría la suya a la fundación Aquí Nadie se Rinde.

Asimismo, Sasha Montenegro y Paloma Cordero, viudas de José López Portillo y Miguel de la Madrid, respectivamente, aún cuentan con ella.

Por otro lado Ernesto Zedillo y Carlos Salinas de Gortari sí renunciaron a las suyas, aunque el gobierno federal no detalla si también dispensan del equipo de seguridad y los seguros.

Un trabajador común debe trabajar 25 años aproximadamente y tener 60 años de edad para una pensión de $2,500 mensuales. Mientras que un expresidente solo trabaja 6 años para recibir la exhorbitante pensión de por vida.

De ser aprobada la petición se estarían recuperando más de 244 millones de pesos al año.

Comentarios de Facebook