Siete personas pierden la vida y 177 se contagian de COVID-19 en una boda

El pasado 7 de agosto, se realizó una boda en el pueblo de Millinocket, en el estado de Maine, Estados Unidos, donde surgió un brote masivo de coronavirus, el cual alcanzó incluso a personas que no asistieron a la boda.

La celebración dejó como saldo siete muertos y al menos 177 personas infectadas por coronavirus, ya que de acuerdo a medios locales los novios no respetaron el número máximo de invitados, ya que las autoridades permitían hasta 50 invitados, pero en la fiesta asistieron 115 personas.

Los involucrados en la boda primero asistieron a la ceremonia en una iglesia Baptista y posteriormente a la recepción en el albergue Big Moose Inn. Diez días después 24 asistentes a la boda dieron positivo al Covid-19, debido a esto las autoridades abrieron una investigación.

De las 7 personas que murieron, aunque “ninguna estuvo físicamente presente en la fiesta”. Un total de 39 casos y seis muertos ocurrieron en un hogar de adultos mayores a 160 km del pueblo; más de ochenta casos se identificaron en una prisión a 370 km del lugar de la boda, uno de los guardias asistió al matrimonio.

Hay 10 casos en la iglesia donde se celebró la boda. Ante esto, el pueblo volvió a entrar en cuarentena, a pesar de que es uno de los lugares que inicialmente tuvo reglas muy estrictas de confinamiento y distanciamiento social, con una bajísima tasa de contagio.

Aún no se sabe si el brote fue ocasionado por una persona o más que asistieron a la recepción. Los infectados están entre los cuatro y 98 años, con una edad promedio de 41.

Comentarios de Facebook