Mono de las Lomas, puede morir

El ejemplar de mono capuchino que generó la movilización de los cuerpos de rescate capitalinos por más de ocho horas, está en riesgo de morir, al no estar acostumbrado a la vida silvestre.

La última vez que se le vio fue en la copa de un árbol de la embajada estadounidense para luego internarse en un barranco de la colonia Lomas Altas, lo que dificulta su rescate.

“No puede alimentarse por sí solo, y el mayor riesgo que corre en este momento es que lo vayan a matar, pues lo autos, los cables y demás mobiliario urbano lo ponen en peligro. Además, al estar en la calle se encuentra sometido a una gran cantidad de estrés que puede afectar su sobrevivencia”, explicó a La Razón, la directora de Proyecto Gran Simio México, Paulina Bermúdez.

La experta advirtió que es precisamente por ese estrés que su captura se ha complicado y está propenso a un ataque cuando traten de acercársele o por los químicos de los dardos tranquilizantes, por lo que pidió a las autoridades ser muy cautelosos. La directora de Proyecto Gran Simio México recordó que la ley prohíbe tener como mascota a este tipo de animales, de acuerdo a la reforma al artículo segundo de la Ley Federal de Protección al Ambiente, el tráfico de la vida silvestre es considerado delincuencia organizada. No obstante, por su tamaño, los monos capuchinos son favoritos para que las personas los domestiquen.

“Todavía la gente no comprende que estos animales no son mascotas, el Centro Mexicano de Rehabilitación de Primates hace una gran labor con los simios que son encontrados en malas condiciones, ya que en muchas ocasiones son maltratados”, indicó Bermúdez.

Hasta el momento, ninguna persona ha reclamado al primate, pero se espera que pronto se logre su captura, pues se estima que no ha salido del radio de las Lomas; para darle las atenciones necesarias.

Con información de La Razón.

Comentarios de Facebook