¿Alguna vez seremos maquillados por robots?

Una serie de dispositivos lanzados en los últimos años sugieren que sí.

La varita Opté de Procter and Gamble (P&G), por ejemplo, es una impresora de maquillaje presentada en la edición de 2019 del Consumer Electronics Show(CES), una de las ferias de tecnología más grandes del mundo, en Las Vegas.

El aparato escanea la piel y aplica con precisión pequeñas cantidades de maquillaje para ocultar manchas de la edad y otras imperfecciones.

Su pequeña cámara incorporada toma 200 cuadros por segundo, luego un microprocesador analiza los datos para diferenciar entre áreas claras y oscuras, y una microimpresora aplica la base a tu piel. P&G espera lanzar el producto en 2020.

Mientras tanto, la agencia de diseño Seymour Powell presentó una idea de impresora que permitiría que los estilos de maquillaje vistos en internet se descarguen e impriman directamente en la cara de la gente.

Combinando la impresión en 3D, la tecnología de reconocimiento facial y el análisis de imágenes a través de la inteligencia artificial, el Élever permitiría a las marcas e influencers vender estilos de maquillaje directamente a los consumidores.

 

Comentarios de Facebook